jueves, 17 de octubre de 2013

La última lección de María de Villota

La semana pasada se produjo el trágico fallecimiento de María de Villota, una mujer extraordinaria que nos había encandilado a todos con su sonrisa contagiosa, a prueba de obstáculos, una mujer cuyo espíritu de lucha ha sido y es todo un ejemplo a seguir.

Su repentina muerte llegó días antes de la publicación de su libro La vida es un regalo y justo cuando iba a dar una conferencia en el Congreso Lo que de verdad importa. El propósito de este evento, que se celebra desde 2007, es que los jóvenes escuchen historias de vida impactantes que les hagan reflexionar sobre sus prioridades y darse cuenta de lo que de verdad importa para ellos.

Sin proponérselo, creo que la muerte de María de Villota nos deja una última lección, la más importante de todas. Debemos reflexionar y pensar más allá de lo material, tener una visión trascendental y darnos cuenta de que lo que de verdad importa en la vida es qué ocurre después, dónde vamos a pasar la eternidad.

Como cristiano, tengo mi fe y mi esperanza depositadas en el regalo que nos ha hecho Dios a través de Jesucristo, quien afirmó: "Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en Mí, aunque muera, vivirá" (Juan 11:25).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.