viernes, 4 de octubre de 2013

Bárcenas y Zaqueo

Hace unos días se filtraron imágenes de la vida de Luis Bárcenas en el interior de la cárcel de Soto del Real. Me llamó la atención una en la que el preso asistía a un culto cristiano evangélico. Supongo que allí hablarían sobre el arrepentimiento y el perdón y la gracia de Dios que todos necesitamos.

A lo mejor Bárcenas escuchó la historia de Zaqueo relatada en los evangelios, ese rico judío, jefe de los cobradores de impuestos, que un día se encontró con Jesús. Después de estar con él, decidió cambiar su vida de forma radical: "He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado".

Nunca es tarde para arrepentirse y experimentar el perdón de Dios. Ni para Bárcenas, ni para ninguno de nosotros. Eso sí, los evangelios también dicen que debemos mostrar "frutos dignos de arrepentimiento", tal y como ocurrió con Zaqueo que estaba dispuesto a devolver por cuadruplicado todo lo robado y compartir lo que tenía escondido en cuentas secretas en Helvetia...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.